7 rasgos poderosos de líderes transformadores altamente efectivos

por | 31/03/2019

Ser un buen líder significa encarnar el alma y el espíritu de las personas que diriges. Los líderes más efectivos reflejan los valores y principios que su equipo aprecia. De hecho, eso puede ser una tarea difícil, especialmente si está ingresando al rol por primera vez.

Aquí hay siete rasgos esenciales para mantener siempre a mano:

 

  1. Mirar y escuchar

Cuando estás entrando en una posición de liderazgo, tómate un momento para mirar a tu alrededor y darte cuenta de lo que te rodea. ¿A qué personas del equipo les estás dando prioridad y dedicando tu tiempo? Incluso podría ser útil programar reuniones individuales con cada persona de tu equipo. Esto te ayudará a mantenerte informado cuando establezcas una visión de dónde quieres que esté tu organización.

 

  1. Vinculación emocional

Los líderes respetados se toman el tiempo para establecer relaciones significativas con sus colegas y equipo. Pregunta sobre las familias de las personas con las que trabajas, pero ten cuidado de no preguntar por nada demasiado personal. Conoce tus límites. Recuerda los cumpleaños, pregúntales cómo va su día y programa un almuerzo o una reunión de la institución para responder preguntas. Comparte historias personales de tu vida. Deja que la gente vea que eres quien realmente eres, no como un autócrata, sino como alguien que se pueda relacionar y que tiene el mismo valor.

 

  1. Conciencia

Como líder, debemos tener conciencia de las situaciones, lo que simplemente significa ser observador de nuestro entorno inmediato. Ser consciente te ayudará a obtener información crítica para tu éxito. Podemos mejorar nuestra comprensión conversando regularmente con los colegas a través de reuniones recurrentes, leyendo sobre la organización en las noticias y «recorriendo los pasillos» de tu organización para aprender sobre lo que piensa la gente.

 

  1. Hacer

Los líderes deben actuar. No te limites a analizar una situación, ya que puede provocar una parálisis en la que no se toma una decisión. Cuando tomas una acción, otros se darán cuenta.

Escuchar a tus colegas y formar vínculos emocionales profundos te dará claridad y confianza para implementar decisiones inteligentes. Cuando tomas una acción, otros se darán cuenta.

 

  1. Empoderamiento

Nunca dejes que el poder se te suba a la cabeza. Deja que otras personas tomen decisiones por sí mismas. Al confiar en los miembros de tu equipo, les permites crecer y determinar el camino correcto. Cuando las personas obtienen logros por sí mismos, experimentarán una sensación de satisfacción personal. Muchas veces, puedes establecer la prioridad y permitir que tu equipo tome las decisiones correctas: “Lograremos tal objetivo. Confío en que se te ocurra un plan”.

 

  1. Responsabilidad

Todos los resultados, recaen en ti, como líder. Si algo sale mal, serás el primero en rendir cuentas antes de pasar la página. Nunca tengas miedo de decir: «Cometí un error». Cuando tu organización vea que eres capaz de admitir faltas, inculcarás una cultura más indulgente en la que las personas son más honestas y tienen menos miedo de fallar o hablar.

 

  1. Sincronía

Cuando lideras con tu alma, irradias sentimientos positivos. Como resultado, pequeños regalos vendrán en tu camino. Tal vez un colega se inspire con tu visión y haga un esfuerzo adicional. O tu éxito como líder te permite obtener reconocimiento en toda la industria. Al sembrar, verás el florecimiento de las oportunidades. Esto es sincronía, cuando las cosas buenas no relacionadas comienzan a suceder.

 

 

Autor: Diego Padilla Cuevas

 

COMPARTE

Ser un buen líder significa encarnar el alma y el espíritu de las personas que diriges. Los líderes más efectivos reflejan los valores y principios que su equipo aprecia.

SOBRE EL AUTOR

DEJA TU COMENTARIO

Síguenos en: